Noticias

Ocho tendencias en decoración (sin obras) para aplicar en tu hotelito o casa rural

27/09/2020 Decoración para hoteles y casas rurales
Ocho tendencias en decoración (sin obras) para aplicar en tu hotelito o casa rural

Uno de los aspectos más importantes en un hotel de campo o casa rural es el proyecto de decoración. En muchos casos no es necesario la mano de un profesional, pero es importante crear un ambiente agradable donde todas las piezas que lo compongan se encuentren en armonía con el entorno rural. Aquí te comento algunas ideas y tendencias decorativas que podrás introducir en tu establecimiento, y sin obras, para crear esa atmósfera que atraiga más a tus clientes.

1. Colores serenos y pasteles. La etapa de los tonos fuertes pasó a mejor vida, cuando se pintaba cada habitación de un color diferente. Opta por cierta unidad cromática, con tonos empolvados que den luz y calma al interior. Los arena, la paleta de blancos con un punto de gris y la gama de tierras pueden resultar la base perfecta para luego caldear el ambiente con tarimas de madera, vigas en los techos y textiles campestres.

 

Foto de Marten Bjork para Unsplash.

2. Introduce cuadros escoceses en tus textiles. El tartán está de moda y sobretodo en los colores de siempre: azules, verdes, ocres… Retapiza los sofás o cubre alguna pared con un papel de cuadros para crear un ambiente al más puro estilo cottage inglés. Junto a la chimenea o en las paredes del cabecero pueden ser dos opciones. En Leroy Merlin hay modelos muy divertidos. 

 

3. Trofeos de animales hechos de tela. Son divertidos y muy estilosos para animar un salón. Elige un animal acorde con la naturaleza que te rodea: si estás en la montaña, jabalíes, corzos o incluso osos; si hay una granja cerca, vacas, ovejas… Hay muchas marcas que diseñan este tipo de trofeos pero yo me quedo con los de Softheads, de venta online, y los de Mona de Rama.

El cerdito Cornelius de la marca Softheads, 150 €.

4. Retratos antiguos con marcos informales. Sube al desván y desempolva los retratos de tus antepasados. Después sólo tendrás que buscar una enmarcación divertida en Ikea, para que no resulten rancios, y colocarlos en un sitio original como la cocina o los baños para provocar una sorpresa en los huéspedes. Es una opción divertida que además traerá al hotel un punto de misterio.

5. Papeles pintados. Actualmente hay infinidad de posibilidades en el mercado: desde murales a medida hasta diseños vintage y art decó que proporcionarán un estilo único a cualquier pared de tu casa. A mi, personalmente, para un pequeño hotel de campo, me gustan los de vichy, con flores grandes y, en el caso de estar junto al mar, de rayas marineras. No es plan de empapelar toda la casa, con una pared del salón será suficiente para ganar estilo.

6. Estilo «pueblo». No enmascares tu casa con un diseño que no se corresponda con la realidad del entorno. Si el hotel se ubica en el campo, elige una decoración acorde con la naturaleza; si se localiza en Asturias, selecciona muebles de la zona; si estás en el mar, atesora piezas marineras. El huésped  sueña con  la autenticidad del lugar. Precisamente este año hemos visto en las revistas de decoración que la estética rural vuelve a estar en boga, así que vamos a aprovecharnos de ello. Los utensilios del campo, las vasijas, lecheras, hueveras de hierro… Todo puede ser reciclado. Incluso puedes cambiar a cada pieza su función: la tetera a modo de jarrón y el cesto de las cebollas como revistero. Sólo tienes que echarle imaginación.

Foto de Annie Spratt para Unsplash.

7. Fibras naturales. Es tendencia hasta en los decorados más vanguardistas. Lámparas de tamaño gigante, esteras, alfombras y hasta cojines… No tengas miedo de abusar de estos materiales –mimbre, sisal, bambú…– porque siempre aportarán un aire natual a la casa. 

Entrada de La Carboná, con lámparas de esteras de fibra.

8. Suelos vinilo imitando de madera y en dibujo de espiga. Si estás pensando en cambiar los suelos, pero no tienes ganas de obras, elige un pavimento vinílico que imite a la madera o la piedra, dos materiales naturales que encajan divinamente en las casas de campo. Yo opto siempre por la madera ya que resulta más calida y acogedora, sobretodo en invierno. Te recomiendo la marca Tarkett, que tiene un modelo de espiga que me encanta, en acabado gris natural. Recuerda que el diseño del suelo es un factor importantísimo a la hora de crear un ambiente bien decorado. 

Gema Marcos

Soy periodista y trabajo como redactora y copywriter. Me he especializado en reportajes, publirreportajes y contenidos de hoteles, interiorismo y gastronomía.

contacto
info@gemamarcos.com
656 657 638
Diseñado por minimol