Noticias

Una casa rural en Álava a los pies de la montaña, con chimenea de leña y cinco habitaciones.

05/10/2020 Artículos sobre Hoteles
Una casa rural en Álava a los pies de la montaña, con chimenea de leña y cinco habitaciones.

Hoy te quiero hablar del agroturismo bautizado como Solapeña, una casa rural en la campiña alavesa que te propone un fin de semana de lo más bucólico, para una inmersión en la vida rural: dormir en un viejo molino restaurado al abrigo de la imponente Peña Carría, descubrir las labores agrarias y ganaderas de los que por allí habitan y conocer de primera mano la interesante gastronomía y el patrimonio histórico de esta tierra de patateros.

Cuando visité por primera vez el pintoresco pueblecito de Corro, en el valle alavés de Valdegovía, una zona que discurre entre las provincias de Álava y Burgos, y me topé desde la carretera a Bóveda con el Agroturismo Molino Solapeña, me pregunté cuántos destinos habría en estas tierras con una localización geográfica tan espectacular. Sigo preguntándomelo once años después… 

Y es que la casa rural regentada por Rubén y Nerea se ubica en una bucólica pradera enmarcada por Peña Carria, un cerro monumental que cubre sus espaldas y conquista a aventureros y nostálgicos de la montaña que visitan estos campos de cosechas. Te pongo en situación: el núcleo central del pueblecito de Corro – con su plaza empedrada, la fuente de agua cristalina y su iglesia de San Miguel– se encuentra a un kilómetro y medio aproximadamente, lo que hace de esta casa un retiro muy silencioso y lejos de cualquier contaminación lumínica, para poder contemplar en todo su esplendor los cielos estrellados más alucinantes.

Además de su localización, otro de los valores de Solapeña es la amplitud y comodidad de la vivienda –hasta diez adultos–, pensada para pasar tiempo con la familia o los amigos alrededor de un fuego de leña y acompañados por un buen vino, a ser mejor de la Rioja alavesa. La vivienda forma parte de un viejo molino restaurado en 2003 con mucho mimo tanto por fuera como por dentro. En su interior, Nerea ha estado acertada eligiendo una decoración en sintonía con el valle y su historia. Sin pretensiones y con el reflejo de las costumbres del valle, encontrarás piezas artesanales en madera o barro, así como algunos utensilios y herramientas de la antigua labranza. Con una calefacción eficiente, incluye cinco habitaciones dobles, cada una con su cuarto de baño integrado y televisor, además de un amplio salón-comedor, que incluye una chimenea de leña, y una cocina. Alrededor tienes zonas ajardinadas muy mimadas que se han equipado con un mobiliario de exterior para disfrutar de tardes al sol viendo la peña envueltos en mantas. 

Otro de los grandes atractivos de Solapeña es la oportunidad de conocer de cerca las labores de agricultura y ganadería que se llevan a cabo en este valle. Por eso te aconsejo reservar un par de horas con Rubén y su padre, Jesús Mari, para que te presenten a sus guapísimas terneras y vacas, bautizadas con nombre y casi tan encantadoras como sus dueños. En definitiva, una inmersión total de la vida en el campo que te hará olvidar durante el fin de semana el estrés urbano. En cuanto a las actividades de ocio por el valle, te propongo alguna visita cultural y artística, ya que esta tierra cuenta con un románico de lo más atractivo, así como una o dos reservas en alguno de los singulares restaurantes que salpican el valle y en los que despertarás los cinco sentidos.

La casa actualmente se alquila completa, para grupos amplios de amigos y familia. Lo mejor, puedes reservar desde su web, donde aparecen los precios, evitando así comisiones, 

http://www.molinosolapena.com

Mis recomendaciones:

Excursiones de alrededor:

Parque Natural de Valderejo.
La Colegiata de Valpuesta, cuna del castellano.
Torre de los Varona, en Villanañe.
Peña Carría, el enclave perfecto para senderistas y aventureros.

Más info en www.valdegovia.org

Restaurantes que me encantan:

Los Canónigos, en Valpuesta. Un discípulo de Berasategui. Interesante cocina casera con notas atrevidas. http://www.loscanonigos.com/ 

La Kabaña, en Espejo. Las croquetas, carnes y legumbres. La Mota Kalea, 19, 01423 Espejo, Araba.

Círculo de Recreo Bar. Para un aperitivo: txacolí con oreja rebozada de la mujer de Rafa. San Millán de San Zadornil

Nuevo Arcena, para hamburguesas y menús de diario. Muy buena elección con niños. Calle Bóbeda, 1. San Millán de San Zadornil.

El Almazen, en Salinas de Añana. En  una vieja nave donde se almacenaba antiguamente la sal, Beatriz te propone un menú degustación en barra mientras va cocinando. Una experiencia muy recomendable para el paladar y las buenas charlas. https://almazensalinas.com/

Gema Marcos

Soy periodista y trabajo como redactora y copywriter. Me he especializado en reportajes, publirreportajes y contenidos de hoteles, interiorismo y gastronomía.

contacto
info@gemamarcos.com
656 657 638
Diseñado por minimol